No pasó la reforma

La Contraparte

Por ÓSCAR PEDRO REYES CASTELÁN

Hasta la tarde-noche de ayer, los dos grupos políticos opositores en la Cámara de Diputados seguían enfrascados en un largo debate, cada definido a favor y en contra de la reforma a la ley eléctrica, y, al final, esa iniciativa no fue aprobada. La alianza opositora del PRI, PAN, PRD, a la que se sumó Movimiento Ciudadano, dieron un campanazo con su triunfo, y, del lado contrario, MORENA y sus aliados del PT y PVEM enfrentaron la realidad de no ser mayoría calificada para sacar adelante reformas a la Constitución.
Previo a la sesión, legisladores opositores ingresaron anticipadamente a la sede de la Cámara, ahí durmieron por temor a que les impidieron el acceso contingentes morenistas que se apostaron alrededor del edificio legislativo, y en días anteriores, algunos diputados sufrieron acoso con manifestaciones orquestadas para presionarlos a votar a favor de la citada reforma; eso le sucedió al priista José Francisco Yunes Zorrila, quien no varió su voto en contra.
La discusión fue atropellada, con acusaciones recíprocas de traición a la patria, recriminaciones y acusaciones de corrupción, lo que provocó rispidez y, en momentos hubo riesgo de enfrentamientos físicos. Eso no pasó, y la definición de los legisladores se llegaría más entrada la noche. ¿Qué significa esto? Se desecha por primera vez en la historia una propuesta del Ejecutivo federal, lo cual debilita el proyecto de su gobierno, y en contraparte, fortalece políticamente a los partidos de oposición a quienes no pudieron dividir, como se pretendió, primero tratando de convencerlos y después presionándolos, para acompañar a MORENA y sus aliados en esta propuesta de reforma que tenía, como parte esencial, concentrar en la CFE la producción de electricidad bajo el ofrecimiento de reducir tarifas domésticas y agrícolas, así fuera generada por medios contaminantes como carbón y gas, con una participación minoritaria de la inversión extranjera en este sector, que ha ofrecido fuentes amigables con el medio ambiente, eólica o solar, principalmente.

Los opositores propusieron modificaciones, que se aceptaron parcialmente, pero fueron consideradas insuficientes, por lo cual no la rechazaron. Ahora, como ya se anticipó, el Ejecutivo federal envió una reforma a la Ley Minera para asegurar que el litio sea de exclusiva propiedad de la Nación, sin que puedan otorgarse contratos a empresas extranjeras para su explotación, la cual, para aprobarse, sólo se requiere de una mayoría simple, que la habrá, y más debido a que PAN, PRI, PRD y MC han anunciado que están a favor de esa iniciativa.
Habrá que esperar las reacciones que seguramente habrá, sobre todo, de diputados y diputadas de MORENA, PT y PVEM para desacreditar a quienes se negaron a aprobar la reforma presidencial. Por lo pronto, ya saben los opositores que el partido en el poder y sus aliados no son invencibles, y que, en alianza, pueden obtener una nueva oportunidad para regresar al gobierno en las elecciones de 2024.

Escriba a opedro2006@gmail.com

error: Elementosmx