Para enfrentar sequías, investigadores analizan la eficacia de la siembra de agua

Redacción

Tras los pasados periodos de sequía que padecieron diversas zonas del mundo, investigadores del Instituto Geológico y Minero de España analizan promover la siembra y cosecha de agua, método verde y eficiente que se practica en los Andes desde hace más de mil años.

Esta práctica ha sido realizada por los pueblos quechuas y aymaras apoyados con la construcción y manejo de amunas, cochas y bofedales, entre otros sistemas, con los cuales se fortaleció esta actividad que ha demostrado ser eficiente y valida para afrontar el impacto de la sequía.

Cosechar agua es fácil, expresan quienes la dominan, ya que se trata de derivar e infiltrar agua en el subsuelo para recuperarla en otros lugares meses o años después, además de que se debe conocer los sistemas naturales de la tierra y cuidarlos para que siga brotando agua.

Un ejemplo del correcto uso de la siembra de agua, es en la Sierra Nevada, que desde marzo dejó llover, sin embargo, sus ríos, sus manantiales y las fuentes del pueblo siguen brotando de manera abundante; esto se debe a que los residentes de la montaña semiárida de Europa aprendieron a cosechar agua, desde más de mil años.

Los procedimientos ancestrales consistían en recolectar agua de lluvia para infiltrarla en acuíferos, después de un tiempo el agua guardada se recupera, es decir, se cosecha en manantiales o en los ríos y a través de la construcción de pozos y galerías.

Una cosecha bien practicada es capaz de abastecer con agua potable de calidad para localidades serranas y ganado, así como se puede usar para el riego de cultivos y pastos durante periodos de estiaje. ¿Será que esta práctica debe probarse en México?

Con información de El Financiero.

error: Elementosmx