Se desfonda MORENA


La Contraparte

Por ÓSCAR PEDRO REYES CASTELÁN

No debería restarse importancia al resultado de las elecciones extraordinarias en cuatro municipios de escasa población de Veracruz y otros siete en Oaxaca, el domingo anterior.


Aunque los triunfos no trascienden a campanazos, las derrotas no podrían pasar inadvertidas; dejan constancia del pulso político del momento que permea en las capas sociales de zonas con necesidades e índices de pobreza, en este caso, donde llegan mayores apoyos de programas sociales. Será necesario profundizar en un análisis demoscópico. Sin embargo, los números dejan ver un retroceso en las simpatías por MORENA, y la preferencia por partidos distintos, así sean aliados de ellos, o que los ciudadanos consideren como opción para definir a sus gobiernos locales. De todos, sólo el PRI fue borrado del mapa veracruzano, cosa que los militantes de ese partido tendrán que analizar de lo qué está pasando con el trabajo o inacción de sus dirigencias y decidir lo que tengan que hacer. En Oaxaca, hubo el comportamiento parecido al de la entidad jarocha, donde también el partido en el poder se desfonda. Véanse los resultados. En el municipio de Amatitlán ganó el Partido del Trabajo en alianza con MORENA, único triunfo; Chiconamel, se la llevó el Partido de la Revolución Democrática (PRD); en Jesús Carranza, el municipio más grande de los cuatro en disputa, ganó el PT con un candidato detenido por el delito de ultrajes en octubre del 2021 que sigue preso en Tuxpan, y en Tlacotepec de Mejía, el partido Podemos logró la mayoría de sufragios ciudadanos. ¿Qué falló? Esteban Zepeta hizo ruido, recorridos, reuniones y no obtuvo el resultado esperado, ni podría justificarlo frente a las decisión de las mayorías. En Oaxaca, el PVEM levantó la mano en cuatro de siete municipios en disputa, tres de ellos del Istmo de Tehuantepec, donde el gobierno federal realiza una de las obras importantes del sexenio. Ganó en Santa María Xadani, Chahuites, Santa María Mixtequilla y Reforma de Pineda. El PAN-NuevaAlianza logró vencer en San Pablo Villa de Mitla, mientras que en Santa Cruz Xoxocotlán, conurbado a la ciudad de Oaxaca, lleva la delantera la alianza PRI-PAN-PRD-NA, y MORENA sólo ganó
el municipio de Santiago Laollaga. En número, tal vez sean municipios con pocos ciudadanos, no gravitan mucho en un contexto total, pero deja la percepción de que, en poco más de tres años de ejercicio de poder, el desgaste ya comienza a notarse y la marca y candidatos morenistas ya no son garantía de triunfo. En Veracruz, debido a un gobierno morenista sin reconocimiento de la sociedad por inseguridad, violencia, desempleo y falta de obras relevantes. En Oaxaca hay un gobierno priista y un gobernante hábil políticamente que, aunque ha logrado empatía con la 4T, su labor resta fuerza a partidos ajenos al que pertenece, en especial MORENA. Esta elección extraordinaria es solamente la fotografía parcial de lo que puede verse en el actual momento, y servirá, a unos y otros, para trazar estrategias que les permita mantenerse en el poder a quienes lo detentan sin que se les complique para el 2024, y reconquistarlo a quienes lo perdieron hace tres años.
Cuestión de esperar.
Escriba a opedro2006@gmail.com

error: Elementosmx